¿Que es el BDSM?

Para empezar los posts en esta sección, lo haré con una pequeña reflexión.

Si vamos a internet encontramos mil y una definiciones de BDSM, una de las que más me gusta es la entrada de cierta enciclopedia online:

“BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla que combina las siglas resultantes de Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo. Abarca, por tanto, a una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas.”

¿Cual es el problema de este tipo de definiciones? Que aquel que lo lee se queda con eso… Y eso no es el BDSM, es sólo la definición de unas siglas que engloban nuestras prácticas. Pero no del BDSM en sí.

El BDSM es un sentimiento, es una forma de vivir y entender la vida, tan diversa como personas existen.

A lo largo de los posts de este blog, intentaré explicar que es el BDSM alejándome de las definiciones de unas siglas que tienen un significado desde muy limitado.

Mistyca.

Anuncios

Master y Maestro

Una curiosidad, en el mundo Anglosajón el “título” de Master es un reconocimiento que da SU comunidad bdsm a un Dominante por su trayectoria y experiencia en el ambiente.
En este caso podríamos equiparar el termino Master a Maestro más que a Amo en nuestra lengua.
Esto significa un@ sumis@ perfectamente podría ser Master en Shibari, sin que influya el hecho de que no es ni Dominante ni Amo.

Mistyca

Muros y Corazas

A veces, me digo que es más fácil vivir sin esa persona especial a mi lado, que tal vez es mejor olvidar que quizás existe. Por que cuando tengo esa sensación de mariposas en el estomago los fantasmas del pasado reaparecen para recordarme, o mejor para gritar dentro de mi cabeza: “No te acostumbres, no durara”.

Son las voces de los que una o mil veces prometieron la luna, dijeron que el mundo era maravilloso, para después romper sus promesas y nuestro mundo de la peor forma posible.

Intento recordar que es mejor derrumbar los muros porque es mejor ver la luz durante un momento, que casi olvidar que existe, aunque no se si olvidé como hacerlo o es peor y cada vez que empiezan a resquebrajarse y veo entrar la luz entre las grietas los apuntalo, refuerzo y parcheo para que no se rompan.

Pero al final, los muros, las corazas, las máscaras o como queráis llamarlo, no son más que miedos, miedo a sufrir, miedo a ser feliz, miedo a… todo.
Creemos que estos nos permiten ser felices, alejados de aquello que nos daña, dejando a un lado nuestros sentimientos, aunque en realidad simplemente crean una ilusión, la ilusión de la protección, la de la seguridad, la ilusión de una felicidad que en realidad no es tal y tan solo nos aporta soledad y más miedos.

Y aunque desde la ilusoria seguridad que nos dan nuestros muros veamos la luz y oigamos las voces que no romperán esas promesas, no las dejamos entrar, no nos permitimos vivir, solo existir.

Quizás parece más fácil evitar los sentimientos, pero los muros construidos no solo mantienen fuera lo malo, también dejan fuera lo bueno.

Una simple reflexión en una mala semana.

Mistyca