Estar en casa

Y un día, apareció en mi vida, y de pronto no tuve dudas.

Sus brazos me hicieron sentir en casa, me perdí en sus ojos y en su boca.

Una mirada, una sola palabra o sus manos sobre mi piel me hicieron volar una y mil veces, dejándome envolver por el deseo, la pasión, recreándome en el dolor de cada azote, de cada mordisco, de cada bofetada… permitiendo así que él lo hiciera también, dejando que el placer me invadiera, buscando que lo invadiera a él también.

Y los días que seguían a eso disfrutar de las marcas que dejaron esos momentos. Sentir como hasta la ropa me hacía doler el cuerpo haciendo que mi mente vagara por el recuerdo de cada uno de ellos, volviendo a revivirlos uno por uno en mi mente, con todas sus sensaciones, con todas las palabras dichas y las que no, todas la miradas cruzadas, cada respiración…

Atesorando cada uno de esos momentos, por que son estar en casa.

Mistyca

Anuncios

La estrella

Abriré esta sección con un poema que alguien escribió una gran amiga, y que me ha dado permiso para publicar.

La estrella

Como si de una estrella se tratara
descendió suavemente hasta mi mente
la adoración, y en mi se aposentara
luminosa, dulce, reposadamente.

Me llenó de color y perfumó mi estancia,
musical, graciosa, dulce, sensitiva.
Y bebí de un trago toda su fragancia
y en el mismo instante me sentí cautivo.

Se me trastornaron todos los sentidos
y ahora pienso en ELLA obsesivamente.
Es como una brisa, mágica, atractiva,
adorable, tierna, divertida, libre.

Por eso la adoro, la adoraré siempre,
por eso le grito todas las mañanas…
solo soy su perro…