Y vuelve…

Y a veces vuelve de nuevo su sonrisa, su mirada, su olor, el tono de su voz o el calor que desprenden sus manos, el tacto de su piel cuando acaricia…

Y entonces sin quererlo vuelve a mi el Deseo, el Ansia, la Lujuria, la Necesidad de abandonarse arrodillada y subyugada a sus caprichos…

Y me veo perdida en mitad de la nada, sin rumbo ni destino, deseando hacerme pequeña e invisible y desaparecer para así, ni yo misma ser.

Por no querer verme así, no querer desear así, no querer estar perdida en mitad de este desierto que es mi alma. Queriendo dejar de sentir.

Mistyca

Anuncios