SSC y otros protocolos de juego

Cuando nos adentramos en el BDSM lo primero que descubrimos es que puede ser peligroso. Y cuando empezamos a leer foros y buscar información o incluso a chatear vemos muchas veces términos como SSC, RACK, PRICK o METACONSENSO, pero ¿sabemos que significa cada una de ellos realmente? En muchas ocasiones no sabemos bien que es o nos dan definiciones erróneas, vagas o inexactas, En ocasiones por desconocimiento y otras veces buscando el beneficio propio de aquel que las da.

 

Si investigamos un poco en la historia del BDSM, existe una gran evolución y si profundizamos mínimamente veremos que toda esa evolución proviene de la escena anglosajona.

En 1983, el activista David Stain muy conocido en la escena S/M inglesa y americana acuñó el termino SSC,. Años después, a principios de los 90, surge el acrónimo BDSM y el SSC se convierte en el pilar de nuestras prácticas, pero igual que la escena y el BDSM en si, esto ha evolucionado y con esta evolución surgen otros “protocolos” de juego.

Veamos cuales son:

SSC (Seguro, sensato y consensuado)

Las siglas SSC provienen del inglés SAFE, SANE & CONSENSUAL que en muchos casos, se mal traducen como sano, seguro y consensuado.

Lo primero que hay que decir es que es incorrecto, SANE significa sano, si, pero no en el concepto de libre de enfermedades o bueno para la salud si no en el de psicológicamente sano. Por tanto la forma correcta para traducirlo a nuestra lengua sería sensato cuya acepción en el diccionario es esta:

Sensato: adj. Prudente, cuerdo, de buen juicio.

Dicho esto, volvemos a una definición en la que cada sigla implica lo siguiente:

SENSATO: Capacidad razonable de decisión por parte de los involucrados en la sesión, no alterada por drogas o alcohol, es decir en perfecta lucidez para diferenciar fantasía de la realidad.

SEGURO: Se debe tener el conocimiento necesario de la técnica y material usado, así como prevención de riesgos.

CONSENSUADO: Los participantes tendrán que estar de acuerdo sobre la forma e intensidad de las prácticas a realizar durante la sesión.

RACK (Risk Aware Consensual Kink) o RACSA (Riesgo asumido y consensuado en sexualidad alternativa) 

Este termino se acuña algunos años después, quiere sustituir de algún modo al SSC y a cubrir los huecos que este término dejaba ante prácticas “poco seguras”, entre comillas, si, porque no todas las practicas son 100% seguras y los riesgos a correr son muy subjetivos. (lo que para unos es un riesgo excesivo, para otros es asumible).

Lo más importante de este protocolo de juego, es que las personas participantes conozcan los riesgos que conllevan las prácticas a realizar y sean totalmente conscientes de ellos y sobre todo que los asuman libremente. Este termino, también impide que cualquier observador pueda calificar una escena como insensata o insegura ya que no conoce los acuerdos entre quienes realizan la práctica.

 

PRICK (siglas en inglés de Responsabilidad personal e informada para prácticas de sexualidad alternativa)

Seguimos evolucionando y surge el PRICK, en este protocolo, todas las partes están obligadas a informarse de los riesgos que asumen con las distintas prácticas e implica que son responsables de sus acciones y consecuencias y por tanto asumen libremente la responsabilidad de elegir practicarlas.

Es muy parecido a los términos del RACSA.

METACONSENSO

En este protocolo, hay un intercambio de poder total. Cuando se juega en estas condiciones, la parte sumisa tan solo pacta las prácticas no deseadas y sus límites infranqueables, dejando a la parte Dominante total libertad para decidir que, como y cuando ocurre cada cosa en una sesión, dándole un poder absoluto.

Este intercambio de poder se suele dar en parejas BDSM que tienen una confianza absoluta en la otra parte, suelen tener relaciones 24/7 y también implican una amplia experiencia por ambas partes. (Estas parejas no se limitan a la relación puramente BDSM, si no que lo son en todos los ámbitos)

Sobre el papel, por decirlo de algún modo, este protocolo no tiene palabra de seguridad. A la práctica la realidad es que la palabra de seguridad no resulta “necesaria”. La confianza en la pareja permite que en cualquier momento que surja un problema o bien la parte sumisa pida parar se haga para poder solucionar el problema sin necesidad de usarla, aunque eso no significa que la palabra no exista.

Debéis tener en cuenta que SIEMPRE, sin ningún tipo de excepción y digan lo que digan, tener una palabra de seguridad es imprescindible, usemos el protocolo de juego que usemos.

A través de mi experiencia personal y tras hablar con muchas personas del entorno BDSM, creo que en las primeras incursiones en el BDSM lo más prudente es jugar bajo las normas del SSC, al inicio no es fácil saber que puede gustaros más o menos, por ejemplo, por tanto siempre lo más adecuado es planificar las sesiones e ir descubriendo independientemente de que la sesión sea con alguien con quien se juega de forma esporádica o nuestra pareja estable.

Por esta misma experiencia pienso que iniciarse en el BDSM con los protocolos del metaconsenso es un error, quizás la pareja de juegos es la persona en la que más confiáis del mundo, pero si son vuestras primeras experiencias es mejor empezar despacio probando las distintas practicas, la resistencia y evitar los riesgos a toda costa.

Todo lo anterior hace imprescindible otra cosa: la comunicación. Tenéis que hablar, explicar los sentimientos, las sensaciones.. en definitiva TODO para evitar malos entendidos y situaciones desagradables. Si algo no os gusta se dice, si os gusta, también. Tanto antes como después de jugar. Sin importar en que protocolo de juego os estéis basando: comunicaos.

Pero ya sabéis que esto tan solo es mi opinión y de ningún modo pretendo sentar cátedra o imponerla a nadie.

Mistyca

 

 

 

 

 

Anuncios

Ceremonia de la Rosa I

Una vez mas… toca escribir algo serio, en esta ocasión será la ceremonia de la Rosa ya que hace poco estuve en una.

Como todos sabéis, el BDSM está lleno de rituales, ceremonias y protocolos que marcan los modos y formas de comportarse y/o actuar en distintas situaciones. Uno de estos rituales es la ceremonia que nos ocupa.

La ceremonia de la Rosa, para mi es la más significativa de todas. En ella, una pareja de Dominante y sumisa (o Domme y sumiso o Dom y sumiso o Domme y sumisa o lo que sea), sella su unión eterna. En cierto modo sería comparable al matrimonio vainilla.

En primer lugar tendremos que hacernos de los elementos clave para la misma:

  • Unas velas blancas o un candil de combustible.
  • Una rosa roja para el Dominante.
  • Una rosa blanca para el/la sumisa.
  • Una cadena de unos 2.5/3 metros. (preferiblemente ya usada en una ceremonia de la Rosa.)
  • Se recomienda llevar unas agujas esterilizadas por si las espinas no pinchan suficiente.

Según el protocolo “oficial” de la ceremonia, en ella están presentes la pareja protagonista y un par de testigos o padrinos, y se desarrolla así:

La pareja, se ponen uno frente a otro, y el dominante, le quita el collar al sumis@ pasándolo rápidamente por la llama de la vela o el candil. Esta acción simboliza la quema de las impurezas de la sumisa y el volver a ponerlo que simboliza que acepta guiarla y protegerla eternamente.

Después de esto, el Dom pincha el dedo de la sumisa con una espina de la rosa blanca, y deja caer dos gotas de sangre sobre la rosa. Y recita los votos que ha preparado para la ceremonia.

A continuación, el dedo pinchado es el del Dom, que deja caer una gota de sangre sobre una de las gotas de la sangre de la sumisa, y otra suelta, ahora la sumisa recita los votos escritos para la ceremonia.

Seguidamente los dos testigos rodean a los contrayentes con la cadena, y ellos, recitan de nuevo los votos cogidos de las manos y con los dedos que se han pinchado unidos, primero el Dom, después la sumisa.

Una vez hecho esto se da por concluida la ceremonia.

Protocolariamente hablando, esta es la ceremonia, y en este punto abro pie a mi siguiente post…

Mistyca.

Sadomasoquismo I

Llevo días pensando en hacer un post sobre el Sadomasoquismo, pero sería más largo que un día sin pan, así que creo que lo haré por partes. Para empezar, hoy voy a definir los términos Sadismo y Masoquismo. Para seguir con una serie de posts desgranando un poco que es cada cosa, que provoca, que produce y demás.

Sadismo (nombre masculino):
1.Conducta o comportamiento sexual que consiste en infligir sufrimiento físico o psíquico a otra persona para experimentar excitación y satisfacción sexual.
2. Crueldad que produce placer a la persona que la inflige.

Masoquismo (nombre masculino):
1. Conducta sexual en la que se obtiene la excitación y la satisfacción sexual a través del propio dolor físico o psíquico, la humillación, la dominación y el sometimiento.
2. Disfrute o placer que se experimenta con un pensamiento, situación o hecho desagradable o doloroso.

Después de definir ambos términos, puedo decir que hay sádicos, masoquistas, sadomasoquistas, sumisos masoquistas, masoquistas que no son sumisos en ningún sentido más allá del tiempo que tardan en conseguir lo que quieren y a veces ni eso..
El ser sádico no es exclusivo de Doms, como no lo es ser masoquista de los sumisos, de hecho, ni siquiera es excluyente, y un Dom puede ser masoquista o un sumiso sádico o los dos ambas cosas.

Nota: Hablo de Doms y sumisos como término genérico no excluyente de Dominas y sumisas, ya sabemos que se puede dar cualquier combinación en cuanto a parejas sexuales.

Mistyca.

Los locales BDSM

Ayer leí un post de una usuaria en una web del ramo y la verdad si el artículo en si me dejó muerta, los comentarios me han dejado con una mala uva de las que hacen historia.

En primer lugar, os explicaré que en el post la usuaria hace referencia a su mala experiencia en el local con más solera de Barcelona durante el 24/7. A decir verdad no parece que su experiencia haya sido nada buena, y expone lo que le gustó y no le gustó de los espectáculos así como la poca educación de algunos personajes que se encontraban en el local. Hasta ahí todo normal. Pero me temo que voy a tener que desmenuzar el post y los comentarios para como siempre dar mi opinión personal, generalizada y evidentemente sin ánimo de atacar ni ofender a ninguno de los participantes en el hilo, ya que gracias a el hoy traigo este nuevo post.

Así que vayamos por partes:

Lo primero el precio de las bebidas: estoy de acuerdo en que los locales no son baratos en cuanto a consumir se refiere, pero este tipo de local es muy exclusivo y por tanto, y gracias a los cielos, no están abiertos a todo el mundo. De verdad ¿creéis que con la irrisoria cuota de socios que nos cobran UNA vez al año cubren los gastos? Seamos realistas NO lo hacen, viven de las consumiciones. Tenemos que ser muy, muy realistas con esto: un local de BDSM es un negocio hasta cierto punto, y aunque nos empeñemos en pensar que los dueños se hacen ricos a costa de nuestro “vicio” no es así.. porque de los locales se sigue pagando agua, luz, alquiler… y los potros, las cruces, las ruedas y los tropecientos juguetes a nuestra disposición son un dineral de inversión y eso SÍ lo sabemos de sobras, que nosotros mismos los compramos para tenerlos en casa también.

No voy a entrar en el, a mi parecer, muy poco acertado comentario de la vida personal de la camarera… Como tampoco lo haré en juzgar los espectáculos ya que no los vi para poder hacerlo… pero sigamos.

Aquí volvemos con el típico y tópico “con esta pinta no puedes ser Dom o Domina o sumi o berberecho escabechao…” Tengo un conocido, que lleva pelo largo, barba, tatuajes en el 90% de su cuerpo, piercings para aburrir y para redondear ¡Es motero! Tiene una Harley de las que hacen que el chichi te de palmas si te gustan las dos ruedas… Pero ¿Sabéis a que se dedica de L a V? Es director de un banco, lleva el pelo siempre pulcramente recogido en una trenza, la barba bien arreglada, los tatuajes bien escondidos, ni un solo piercing y trajes. Quien diría entre semana que es motero o el fin de semana cuando deja el traje en casa que es director de un banco… Cuando vais a dejar de engañaros y de daros cuenta que la apariencia engaña, y mucho. Que los Doms no tienen que tener la pinta del Grey, ni las Dominas la de Lady Heather, el hábito no hace al monje y en el BDSM como en la vida en general la gente tiene pinta de cualquier cosa menos de lo qué es…

De nuevo, no juzgaré el espectáculo de hipnosis que no vi, pero si diré que me parece fuera de lugar (de nuevo) tratar al hipnotizador de baboso por no respetar los limites. La pregunta principal es si se pactaron tales limites.. Si se hizo, mal por el hipnotizador por intentar saltárselos, pero si como supongo no se pacto nada siendo que las hicieron salir sin preguntar si realmente querían hacerlo, no creo que se deba hacer un drama por un sujetador que se tenía que quitar ella misma, no es que se lo quitara el tipo. Y hasta ahí mi comentario del show. También comenta la muchacha que un tipo se puso a hacer fotos de las chicas cuando estaban hipnotizadas (que hay para mosquearse, la verdad) pero cuando se le pidió que las borrara lo hizo de inmediato, como no.

Y lo cabreante ya viene al final y en los comentarios. Leyendo la última frase del post y los comentarios, me da la sensación de que los escriben unos pocos que nunca han salido de fiesta vainilla por ejemplo en St. Joan o en Fin de año. Dicen que hay poco respeto, que parece que describa un circo,que los locales son patéticos, que la gente “virtualiza” los clubs (sea lo que sea eso) o que no son como lo habían imaginado, incluso que son antros…

¿No habéis salido, como decía, un día señalado de fiesta? Gente que no suele salir, que no esta habituada a la fiesta, ni al alcohol ni a trasnochar, sale. Se olvidan que la educación y el saber estar también es necesario ese día. Intentan ligar de las maneras más burdas, te meten mano a la que te descuidas, te intentan sacar fotos del escote y cuando te descuidas te las sacan del trasero; se emborrachan y no saben respetarse ni a si mismos… Pero ojo, cualquiera de esas cosas, puede pasar en cualquier discoteca o bar musical vainilla de cualquier pueblo o ciudad.

A ver, señoras y señores vuelvan a la realidad. ¿Se puede saber en que mundo vivimos? Uno en que una paliza a un compañero de instituto, en lugar de pararse se graba en vídeo, uno en que una pareja echando un polvo en la playa se ve rodeada de mirones y grabada (y después a las noticias), uno en que vemos a alguien tirado en la calle y en lugar de parar a preguntar si esta bien nos limitamos a no pisar… ¿Donde esta el BDSM en esas situaciones? ¿Y el respeto?

Si queréis saber que es un local BDSM, os recomiendo una visita fuera de fiestas y eventos. Ver como la gente se relaciona, normalmente sin tener en cuenta los roles, más allá de protocolos y lucimientos, por que os guste o no, una fiesta en nuestro mundillo es como cualquier fiesta de postureo vainilla. No es cierto que no exista el respeto, no es cierto que todo esto sea un circo, pero en un evento como la celebración del 24/7 sin duda tiene que haber espectáculos, y no es cierto que los locales sean antros y mucho menos patéticos.

Seamos sensatos, el BDSM no esta libre de seres deleznables que se amparan en el para dar rienda suelta a los maltratos o al machismo, tampoco esta libre de imbéciles que se creen tener el título de Master del Universo en dominación o sumisión, o de estúpidos que se creen con derecho a fotografiar, grabar, tocar o incluso a hablar a un sumiso como si fuera un perro sarnoso, pero tampoco el mundo vainilla esta libre de ellos y como en todas partes, todo acto tiene una consecuencia, el respeto se paga con respeto y si alguien te habla mal, te fotografía, te toca o cualquier otra cosa que no te guste no hay nada mejor que pararle los pies, CON respeto y educación, sin ponernos a su nivel.

Pero no se puede querer pertenecer a una llamémosle “subcultura” como la nuestra, demandar respeto y después faltar el respeto a los demás empezando por los dueños de los distintos locales diciéndoles que su esfuerzo creando y manteniendo un espacio en el que poder reunirnos a charlar, facilitándonos el acceso a una mazmorra, y en definitiva un lugar para estar tranquilos y en el que no tener que escondernos de quien somos diciendo que los locales son antros patéticos donde el respeto y la educación brillan por su ausencia.

Y sobre todo, antes de demandar respeto… seamos los primeros en ofrecerlo.

Mistyca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Top, Dominante, Amo

Y de nuevo, volvemos a la eterna discusión: ¿Quien es Top? ¿Quien es Dom? ¿Quien es Amo? Como siempre, deberíamos empezar con esas definiciones tan subjetivas que tanto me gustan.

A lo largo del tiempo (y el espacio) he oído definiciones de lo más variopintas algunas rozando el surrealismo de la tontuna, como por ejemplo que los Amos, o mejor dicho: solamente a los sádicos se les puede llamar Amos y que los Doms se definen precisamente por no ser sádicos.

Si bien es cierto que no nos hacen falta ningún tipo de etiquetas, y que por muchas definiciones que tratemos de buscar cada uno lo vive y siente a su modo, definiremos los términos según las parejas más habituales.

Top/Bottom (T/b): En esta a veces extraña pareja, el Top, ya sea en una sesión privada, o una performance pública, por ejemplo una exhibición de cuerdas, es quien sobre un guión marcado por el bottom y previamente pactado ejecuta las acciones. Ya que un Top no tiene porque ser necesariamente Dominante o Am@, si no que puede perfectamente ser un sumiso con gran dominio de una técnica concreta. En este tipo de relación, la implicación suele ser más física que emocional.

Dominante/sumis@ (D/s): Los dominantes son normalmente los que dominan (¡¡sorpresa!!). La relación en este tipo de parejas suele ser física y emocional , más profunda que la anterior, aunque no tiene porque implicar una relación entre las partes más allá del BDSM, (refiriéndonos a una relación sentimental), siendo así que se de solamente durante la sesión -ya sea puntual o que se sigan en el tiempo- o durante la performance pública (aunque las partes sean Dom o sumis@ en su vida y sentimiento) a pesar de esta implicación emocional además de física, el Dom no tiene porque ser propietario de la sumisa con la que sesiona.

Am@/esclav@-sumis@ (A/e-s): En la definición de este tipo de relación, debemos incluir las dos anteriores, pero las implicaciones son mayores. Si bien es cierto que los implicados pueden desarrollar el rol solamente durante la sesión (ya sea sesión privada o performance pública), por norma general al ser mucho más profunda el “juego” se desarrolla más allá de eso en sus vidas. Quizás no sea en 24/7, pero estará cerca de ello, ya que suele darse entre parejas casadas o que comparten domicilio aunque pueda haber excepciones. SE podría decir que debido a la entrega y responsabilidad que genera esta relación podríamos hablar de una relación física, emocional, y espiritual.

De estas definiciones podemos sacar alguna que otra conclusión, por ejemplo:

Un Top domina durante una sesión o juego pero no tiene que ser dominante ni amo, podría ser por ejemplo un sumiso en una demostración de Shibari atando a otro sumiso. Ser T/b es algo que hacemos.

Un Dominante, evidentemente domina pero por norma no es dueño de la sumisa con la que sesiona aunque lo hagan de forma habitual. El D/s es algo que somos.

Un Amo, se caracteriza por tener una sumisa y/o esclava en propiedad, sin excepciones. Por último A/e-s es algo que vivimos.

Como siempre, estas son mis opiniones, totalmente subjetivas y quizás generalizadas, pero sea como fuere se aceptan criticas, comentarios y apuntes sobre el tema.

Hasta el siguiente post.

Mistyca

 

 

 

 

 

¿Que es el BDSM?

Para empezar los posts en esta sección, lo haré con una pequeña reflexión.

Si vamos a internet encontramos mil y una definiciones de BDSM, una de las que más me gusta es la entrada de cierta enciclopedia online:

“BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. Se trata de una sigla que combina las siglas resultantes de Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo. Abarca, por tanto, a una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas.”

¿Cual es el problema de este tipo de definiciones? Que aquel que lo lee se queda con eso… Y eso no es el BDSM, es sólo la definición de unas siglas que engloban nuestras prácticas. Pero no del BDSM en sí.

El BDSM es un sentimiento, es una forma de vivir y entender la vida, tan diversa como personas existen.

A lo largo de los posts de este blog, intentaré explicar que es el BDSM alejándome de las definiciones de unas siglas que tienen un significado desde muy limitado.

Mistyca.

Master y Maestro

Una curiosidad, en el mundo Anglosajón el “título” de Master es un reconocimiento que da SU comunidad bdsm a un Dominante por su trayectoria y experiencia en el ambiente.
En este caso podríamos equiparar el termino Master a Maestro más que a Amo en nuestra lengua.
Esto significa un@ sumis@ perfectamente podría ser Master en Shibari, sin que influya el hecho de que no es ni Dominante ni Amo.

Mistyca