Los que SUMÁIS :)

Hace poco más de un año, después de un retiro de casi dos años del BDSM debido a problemas graves con una relación vainilla, decidí volver “al redil”… La vida sin BDSM me aburría… y mucho… Así que evidentemente decidí volver, por que cuando llegas a este mundillo, llena de curiosidad te parece que no puede ser verdad, pero con el tiempo se convierte en un modo de vida, en una forma de sentir y de entenderte a ti mismo y a los demás, en definitiva: se convierte en una parte de nosotros a la que no podemos, sabemos ni queremos renunciar… Otra vez yéndome por las ramas, a lo que iba…

En este último año han pasado muchas cosas en mi vida, muchas negativas, algunas positivas otras que se alargan en el tiempo e incluso algunas que duraron un instante. Además con mi carácter y forma de ser tan agrios y asociales (Ironic mode ON), me he dedicado a organizar eventos, a colaborar en otros y he encontrado lo más importante de esta etapa: las personas.

Algunas de esas personas, llegaron y se fueron en espacios más o menos largos en el tiempo y por motivos de los más variados, algunos de mis grandes amigos se quedaron en el camino por lo que yo considero niñerías de patio de colegio (que ya tenemos una edad). Unas dolieron mucho, otras fue un alivio perderlas de vista, incluso a un par de esas personas las perdí con todo el dolor de mi corazón, perdidas que seguramente son irreparables y que sin duda siempre serán una espinita porque se llevaron un pedazo de mi. Pero como dice una amiga quien no suma…. no cabe.

Y después están las que encontré o quizás me encontraron, pero que definitivamente se se quedan, porque no solo suman, si no que suman, multiplican y llenan mi vida. Y a estas alturas… os preguntareis: y que le pasa a la pesada esta, porque menudo coñazo de post…

En realidad no es complicado, quiero agradecer a todos los que os habéis quedado, a los que sumáis en mi vida, a los que estáis a mi lado para lo bueno, pero sobretodo para lo malo y creo que no tengo que nombraros, ni ir uno por uno a deciros quien sois y lo mucho que os quiero y aprecio que estéis conmogo, pero de entre todos vosotros y sin que nadie se sienta ofendido, me gustaría especialmente mencionar a una pareja muy especial a la que nunca podré agradecer suficiente que ocupen el lugar que ocupan en mi vida. Les conocí hace casi un año, y en este tiempo, poco a poco se han convertido en amigos, en confidentes, me han visto llorar y reír, han compartido mis alegrías y mis ilusiones y también las desilusiones, me han hecho el mayor regalo que se puede hacer  alguien: amistad y apoyo incondicionales, me han dejado formar parte de su familia y ellos forman parte de la mía.

Dentro de muy poco tiempo llega un día muy especial para ellos, ese día me han pedido que les acompañe, se que será El DÍA de las mil emociones (muy probablemente no tendremos que subir la escalera de caracol porque saldremos nadando), y a mi me hace una ilusión que ni os imagináis estar con ellos, hacer las fotos y acompañarlos (¡hasta me emocioné cuando me invitaron! ¬¬”).

Y desde mi pequeño rinconcito, me gustaría daros las gracias por todos esos momentos de risas, de lloros, por la confianza, por el apoyo, por los abrazos y por tener siempre una sonrisa para mi, por hacerme participe de vuestra felicidad y de vuestras vidas, en definitiva por estar ahí y todo porque igual que vosotros yo voy a estar ahí para apoyaros, para ayudaros en lo que sea, para desearos lo mejor del mundo (que es lo único que merecéis) y para deciros que no cambiéis nunca porque sois los mejores.

¡¡Os quiero mucho!!!

Mistyca

Anuncios

Que se hace?

Que se hace cuando sientes que tu alma tan rota que se refleja en tus ojos, en tus palabras y en tus actos.

Que se hace cuando no sabes como vas a recoger sus pedazos esparcidos en la aridez del desierto, confundidos con la arena que arde bajo el inclemente sol.

Que se hace cuando se ha roto tantas veces que algo de pintura para tapar los desconchones, y un poco de masilla no llenan los huecos de los pedazos que sabes que no vas a recuperar.

Que se hace cuando no quieres que otra alma se acerque a la tuya, para completar lo que le falta porque han sido tantas las veces que ha acabado rota que no quieres, o quizás ya no puedes permitir que se vuelva a romper.

Que se hace cuando sabes que cada vez los huecos que le quedan a tu alma son mayores, y que ya nadie los puede reparar… 

Que se hace?

Mistyca

Estar en casa

Y un día, apareció en mi vida, y de pronto no tuve dudas.

Sus brazos me hicieron sentir en casa, me perdí en sus ojos y en su boca.

Una mirada, una sola palabra o sus manos sobre mi piel me hicieron volar una y mil veces, dejándome envolver por el deseo, la pasión, recreándome en el dolor de cada azote, de cada mordisco, de cada bofetada… permitiendo así que él lo hiciera también, dejando que el placer me invadiera, buscando que lo invadiera a él también.

Y los días que seguían a eso disfrutar de las marcas que dejaron esos momentos. Sentir como hasta la ropa me hacía doler el cuerpo haciendo que mi mente vagara por el recuerdo de cada uno de ellos, volviendo a revivirlos uno por uno en mi mente, con todas sus sensaciones, con todas las palabras dichas y las que no, todas la miradas cruzadas, cada respiración…

Atesorando cada uno de esos momentos, por que son estar en casa.

Mistyca

Muros y Corazas

A veces, me digo que es más fácil vivir sin esa persona especial a mi lado, que tal vez es mejor olvidar que quizás existe. Por que cuando tengo esa sensación de mariposas en el estomago los fantasmas del pasado reaparecen para recordarme, o mejor para gritar dentro de mi cabeza: “No te acostumbres, no durara”.

Son las voces de los que una o mil veces prometieron la luna, dijeron que el mundo era maravilloso, para después romper sus promesas y nuestro mundo de la peor forma posible.

Intento recordar que es mejor derrumbar los muros porque es mejor ver la luz durante un momento, que casi olvidar que existe, aunque no se si olvidé como hacerlo o es peor y cada vez que empiezan a resquebrajarse y veo entrar la luz entre las grietas los apuntalo, refuerzo y parcheo para que no se rompan.

Pero al final, los muros, las corazas, las máscaras o como queráis llamarlo, no son más que miedos, miedo a sufrir, miedo a ser feliz, miedo a… todo.
Creemos que estos nos permiten ser felices, alejados de aquello que nos daña, dejando a un lado nuestros sentimientos, aunque en realidad simplemente crean una ilusión, la ilusión de la protección, la de la seguridad, la ilusión de una felicidad que en realidad no es tal y tan solo nos aporta soledad y más miedos.

Y aunque desde la ilusoria seguridad que nos dan nuestros muros veamos la luz y oigamos las voces que no romperán esas promesas, no las dejamos entrar, no nos permitimos vivir, solo existir.

Quizás parece más fácil evitar los sentimientos, pero los muros construidos no solo mantienen fuera lo malo, también dejan fuera lo bueno.

Una simple reflexión en una mala semana.

Mistyca